Contacta al:
630.96.74.09
Misión del proyecto 
 "Desarrollo Humano Integral"

Ofrecer asesoramiento y acompañamiento psico-terapéutico integral desde un enfoque holístico de la salud para el pleno desarrollo de los seres humanos. Potencia lo mejor de cada uno y facilita la transformación de las posibles tendencias insanas.

Esta finalidad pretende tender un “puente” entre la aspiración legítima a mejorar, a la armonización para llegar a su pleno desarrollo, y las necesidades, motivaciones y circunstancias actuales de la persona en las situaciones concretas de la vida cotidiana.

Este “puente” implica vivir la vida como un proceso lleno de transformaciones y aprendizajes.





Imagen: la misión del DHI pretende ser como un puente que enlaza y comunica dos orillas; la una, donde se halla la persona con sus actuales características y condiciones con la otra orilla, donde se encuentra el ser humano en estado de integración, hacia la armonización, el ser humano ideal-arquetípico.



Visión


“La aventura de Ser Humano”

“Seres humanos en camino hacia la plenitud”



Valores inspiradores


Estos valores forman parte de la identidad del proyecto e inspiran la labor profesional en lo cotidiano:



  1. Autenticidad: entendida como ejercicio de sinceridad y transparencia en la actividad profesional y en los encuentros humanos para que cada persona pueda llegar a ser quién y cómo realmente es.

  2. Humanidad: se refiere, por un lado, al reconocimiento y potenciación de las capacidades y cualidades auténticamente humanas (como el amor, la creatividad, la solidaridad, la autoconciencia, etc.), presentes en menor o mayor grado en todas las personas, y que nos diferencian de otros seres vivos (concretamente de los animales). Y, por otro lado, se refiere también a la consideración de las capacidades propias y genuinas de cada persona. Vivir con humanidad implica, igualmente, abordar los conflictos y contradicciones con comprensión y sentido constructivo.

  3. Colaboración empática: es “sintonizar” y comprender emocional y cognitivamente las características distintivas y la realidad de las personas implicadas en una meta común (en un grupo, curso, taller, en la relación paciente-terapeuta, en los encuentros humanos, etc).

  4. Integración: conlleva atender a las personas en lo específico - sus diversos Aspectos: corporal, emocional, mental, etc -, sin excluir ninguno de ellos, y en lo global - como un todo completo en una unidad rica y diversa, donde unos Aspectos interactúan y se relacionan con los otros, como en un gran sistema ecológico.

  5. Coherencia: implica que la persona en su desarrollo pueda dar los pasos apropiados conforme a sus necesidades e inquietudes vitales, guardando éstos relación unos con otros. Especialmente, durante el asesoramiento terapéutico dichos pasos han de tener un propósito claro - con un sentido constructivo -, teniendo en cuenta además de las necesidades e inquietudes, las características, el momento y las circunstancias de la persona.

  6. Libertad: entendida como la capacidad para autodeterminarse a partir de su propia experiencia y conciencia en el respeto a los demás y a uno mismo.

Contacta:
630.96.74.09 dhi@dhi.org.es Consulta en Cantabria y Barcelona DHI
  
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .